13 junio 2010

Redondo de solomillo en hojaldre




Esta es una receta muy facil y resultona. Es ideal para quedar bien ante los amigos y además poder tomar el aperitivo con ellos. Me sabe fatal estar en la cocina mientras los invitados se toman la cerveza en el comedor. Este plato lo puedes preparar antes y dejarlo enfriar durante largo rato.

Ingredientes


1 solomillo de cerdo que no sea excesivamente grueso
1 lámina de hojaldre preparado (congelado o envasado al vacio)
3 lonchas de jamó serrano
4 triángulos de queso manchego curado
1 huevo
Sal, pimienta y aceite

Preparación

Se abre el solomillo haciendo un corte en el centro dejándolo como un libro. Se pone en el centro las lonchas de jamón y los triángulos de queso. Se cierra el solomillo apretando la mezcla que hemos metido dentro y dejándolo bien redondo. Se espolvorea con sal y pimienta. Se envuelve el redondo en la lámina de hojaldre (si es congelado se descongela previamente). Se unta con huevo batido y se pincha con un palillo para evitar que crezca el hojaldre y salgan bultos.
Se introduce en el horno a 180-200 grados durante unos 25-30 minutos, dependiendo de la potencia del horno.

Se sirve acompañado de ensalada. Tambien queda muy bien acompañado de puré de castañas.
Es conveniente dejarlo enfriar antes de cortar las rodajas para que el queso solidifique y no quede excesivamente fundido al cortarlo.

02 junio 2010

Bolitas de zanahoria y coco


Esta receta es ideal para hacer con niños porque no se precisa horno. Es un excelente postre de verano ya que se toma frio

Ingredientes


200gr. de zanahoria rallada (se pesan cuando están ralladas)
200 gr. de azúcar (preferentemente de grumo fino o azúcar glas)
200 gr. de coco rallado
Moldes de papel tamaño pequeño

Preparación

Se pelan las zanahorias y se rallan.
Se ponen los 200gr. de zanahoria rallada en un bol con el azúcar y se mezcla todo. Es recomendable amasarlo un poco con las manos porque el calor de de las manos hace que se disuelva el azúcar en el jugo de la zanahoria. Si la mezcla suelta un poco de zumo, no importa ya que el coco lo absorberá después. De los 200gr. de coco se separan 50gr. aproximadamente y se reservan, el resto del coco (150 gr.), se añade a la mezcla de zanahoria y azúcar. Se mueve todo bien hasta conseguir una mezcla homogénea.
Se van haciendo bolitas pequeñas. No intentar moldearlas con las palmas de las manos, ya que la masa no es muy consistente, sino con la punta de los dedos. Cada bolita se reboza en el coco que se había reservado y se coloca en un molde de papel
Una vez hechas todas las bolitas se ponen en el frigorífico un par de horas para que queden más compactas