30 agosto 2016

Ensalada de garbanzos con rúcula

Con el calor apetece menos comer cosas calientes y también da pereza ponerse a cocinar platos muy elaborados para los que hay que estar mucho tiempo en la cocina a altas temperaturas.
Para este verano preparamos una lista de recetas que apenas llevan cocinado, algunas se pueden preparar sin necesidad de cocinar. Por ejemplo esta ensalada con la que comeremos legumbres, que si las compras ya cocidas, no hará falta cocinar nada.








Ingredientes

Garbanzos (un bote de garbanzos cocidos de uno 400 g.)
2 tomates maduros 
1 pepino
1 zanahoria
1/2 pimiento rojo
1/2 cebolla
Rúcula (a gusto)
Una taza de aceitunas negras 
Comino molido
Sal, aceite de oliva y vinagre

Preparación

La preparación es muy fácil y las cantidades pueden cambiar en función de vuestros gustos. Se puede poner más tomate, pepino o cebolleta, según vuestras preferencias.
Lo primero que haremos será poner la cebolla a remojo cortada en trozos muy pequeños para quitarle un poco de fuerza, de lo contrario la ensalada sólo sabrá a cebolla. La mantendremos en agua entre 30 y 45 minutos cambiando el agua dos o tres veces.
Escurriremos y enjuagaremos con abundante agua los garbanzos y también las aceitunas. Si queda caldo de las aceitunas, la ensalada quedará ennegrecida.
Cortaremos los tomates, pepino y zanahoria previamente pelados, en trozos pequeños. Añadiremos también el pimiento y las aceitunas cortados. Finalmente añadiremos la rúcula, la cebolla que estaba a remojo (bien escurrida) y los garbanzos. 
Aliñaremos con abundante aceite de oliva, sal, comino molido y un buen vinagre a vuestro gusto. Yo puse vinagre de manzana y quedó muy suave.  Es posible que un vinagre más fuerte enmascare el sabor de la rúcula. 

Y una presentación individual

08 agosto 2016

Bizcocho de plátano en el microondas

Hoy le toca el turno a los " tristes plátanos".  Cuando se quedan en el frutero unos días maduran rápidamente y comienzan a ponerse  feos por fuera. Este es el momento de hacer un bizcocho que queda estupendo con plátanos maduros. Con esta receta participo en Reciclando Sabores en este mes de agosto.







Ingredientes

3 plátanos maduros
3 huevos
100 g. de aceite de girasol
130 g. de harina (si utilizamos harina de arroz será apto para celiacos)
125 g. de azúcar 
3 cucharadas de pepitas de chocolate
1/2 sobre de levadura 
azúca glas para decorar

Preparación

Batimos los huevos con el azúcar hasta conseguir una mezcla blanquecina. Añadimos el aceite poco a poco mientras continuamos batiendo. Finalmente añadimos la harina y mezclamos todo bien. 
Pelamos los plátanos, los cortamos a rodajas y los machacamos con un tenedor en un bol aparte, hasta que quede una pasta blanda. Añadimos esta pasta a la mezcla anterior y mezclamos bien hasta que quede todo integrado. Ponemos las pepitas de chocolate en un mortero y las machacamos un poo para que queden desmenuzadas pero no en polvo. Las añadimos a la mezcla.
Engrasamos un molde apto para microondas de unos 20 cm. de diámetro. Vertemos la mezcla del bizcocho y lo ponemos en el mIcroondas a máxima potencia durante 8 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, dejamos dentro del microondas sin abrir, durante cinco minutos mas. eSperamos que esté tibio para desmoldarlo.



01 agosto 2016

Salmón con polvo de cebolla y frutos secos

Esta receta antes hacía con lenguado pero con salmón queda igual de rica. No tiene ningún misterio y si se combina el pescado con unas patatas guisadas o algún otro ingrediente proteico, puede ser un primer plato muy interesante. La novedad de esta receta es el rebozado del pescado que se hace con cebolla deshidratada y frutos secos. Podeis comprar esta cebolla en tiendas de ditética, herboristerias o supermercados. Se trata de cebolla en escamas que cuando se hidrata recupera su textura. En el caso de esta receta no le daremos tiempo a hidratarse, pero le dará al salmón un toque muy sabroso.






Ingredientes (dos personas)

4 lomos de salmón
2 cucharadas de cebolla deshidratada (yo la compré en la herboristería)
un puñadito de almendras sin piel
un puñadito de avellanas
4 cucharadas de aceite de oliva

Para el guiso de patatas
1/2 cebolla
1/2 pimiento
2 patatas
3 cucharadas de aceite de oliva
pimentón dulce 
sal

Preparación

Para que el salmón se pueda hacer rápidamente y no quede crudo por dentro, los lomos no deben ser gruesos. Yo lo hago cortándolo "atravesado" y aprovecho para que los filetes queden sin piel. Al final del corte queda toda la piel en la tabla de cortar y los lomos muy presentables.
La única faena de esta receta es el preparado para rebozar. Se puede hacer con un procesador de alimentos o utilizando un mortero, pero esta segunda opción os dará más trabajo. Yo he utilizado un molinillo de café que uso mucho cuando quiero triturar algo muy fino. En esta ocasión no hay que hacerlo totalmente pulverizado, sino que deben quedar trocitos muy pequeños para que se noten los frutos secos. Pondremos la cebolla deshidratada, las almendras y avellanas y una pizca de sal en el procesador o el molinillo y lo trituraremos. 

Si vamos a preparar las patatas para acompañar, deberemos comenzar por este guiso. Cortamos la cebolla y el pimiento en juliana y lo sofreiremos en aceite de oliva. Cuando está dorado añadiremos una cucharada de pimentón y sal a gusto. Pondremos las patatas cortadas a trozos pequeños y cubriremos de agua. En a olla a presión lo tendremos hecho enseguida. Si utilizamos una olla tradicional coceremos unos 20-30 minutos.

Para hacer el salmón pondremos el aceite en una sartén grande donde quepan todos los lomos a la vez. Rebozaremos cada uno de los lomos con el triturado de cebolla y frutos secos y los iremos colocando sobre el aceite caliente. En un par de minutos estará hecho y podremos darle la vuelta. Como os decía, no tiene  ninguna dificultad y el resultado es expectacular.