29 octubre 2012

Arroz con bacalao

Esta receta permite varias versiones dependiendo del caldo que deseemos. Podéis hacer un arroz caldoso, seco o meloso. Yo he optado por hacerlo seco para experimentar con este nuevo accesorio de cocina: la cazuela de aluminio fundido. Se trata de un recipiente compacto hecho con aluminio y especial para cocinas de inducción, que también puede utilizarse en cocinas tradicionales. Precisa poco líquido y con un calor mínimo mantiene una temperatura homogénea en todo su contenido facilitando la cocción. De momento el arroz ha salido buenísimo. Seguiremos probando la cazuela con otros guisos.







Ingredientes (4 personas)


4 lomos de bacalao desalado de tamaño mediano (Yo he utilizado el que venden en Mercadona refrigerado)
1/2 Pimiento rojo
100 g. Judías verdes
2 Zanahorias
4 Ajos
4 tacitas de arroz
5 cucharadas soperas de aceite de oliva
Sal y pimentón

Preparación


Poner el aceite de oliva en una satén (o cazuela ancha) y cuando está caliente sofreír ligeramente los ajos. Añadir el bacalao cortado a trozos medianos y freír unos minutos por cada lado cuidando no mover mucho para evitar que se rompan. Sacar el bacalao ya frito y reservar aparte. En el aceite que queda en la satén con los ajos, poner el pimiento rojo cortado y sofreír un poco. Apartar del fuego y añadir una cucharada de pimentón. Poner las judías verdes y las zanahorias cortadas a trozos pequeños, cubrir de agua y dejar hervir 10 minutos tapando la satén para evitar que se evapore mucho el caldo. Transcurrido este tiempo echar el arroz y cuando está cinco minutos hirviendo añadir el bacalao que tenemos reservado ya frito convocándolo con cuidado. Dejar que el arroz termine de cocerse con todo lo demás.

2 comentarios: