03 marzo 2014

Reciclando ando: pastel de pollo

Reciclar alimentos es una práctica que da bastante juego, no hay más que ver el éxito que tiene la Ropa Vieja que se hace a partir de las sobras del cocido. En la zona de Valencia es muy habitual comer paella los domingos y como sabemos, uno de los secretos de la paella es ponerle bastante carne (pollo, conejo, etc.) para tener un caldo con sabor. Sin embargo, cuando vamos a comerla, todo el mundo quiere arroz y al final queda la carne. Es una pena tirar estos restos porque están muy sabrosos ya que no ha cocido en exceso.
Os propongo reciclar el pollo sobrante de la paella haciendo un Pastel de Pollo que queda muy sabroso. Acompañado con una ensalada o una sopa, si es invierno, tenéis la comida del lunes.


 


 


Ingredientes

Pollo sobrante de la paella, u otro guiso en el que no se haya cocido mucho y quede sabroso.
Una lámina de hojaldre
1/2 cebolla
2 cucharadas de mantequilla
2 cucharadas de harina
1/2 vaso de leche
1 huevo
sal, pimienta y nuez moscada

Preparación

Desmigar el pollo quitando los huesos y cortar con las tijeras en trocitos pequeños. Poner la mantequilla en una sartén al fuego. Cuando está deshecha añadir la cebolla cortada muy fina y sofreírla. Añadir la harina y dejar un momento que se tueste con la cebolla. Es el momento de poner la leche y mover para que no se formen grumos. Añadir sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Dejar cocer hasta que se quede una salsa bechamel medianamente espesa. Juntar la salsa con el pollo desmigado.
Extender la lámina de hojaldre y poner la mezcla encima. Cerrar el hojaldre como si fuera un paquete dejando la junta hacia abajo. Pegar los extremos aplastando el hojaldre para evitar que se salga la masa. Batir el huevo y pintar la superficie del hojaldre. Hacer unos cortes para que salga el vapor y no se hinche.
Meter al horno a 180º durante 30 minutos aproximadamente. Vigilar y cuando veais que está dorado podéis apagar el horno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario