01 marzo 2013

Tarta tres chocolates

Esta tarta es el colmo del chocolate. Especial para chocoadictos. Se puede tomar como complemento del desayuno o la merienda si la dejamos tal cual, pero si quereis darle un toque de "tarta oficial" también se puede cortar por la mitad haciendo dos capas y poner nata, crema o trufa dentro, calar con un almíbar y dejarla con textura de tarta. Si además le ponéis un sobre de chocolate o...mas aun, la forramos de chocolate... imaginaros como quedará. Sin embargo, os aseguro que no queda empalagosa porque la base de la tarta es queso freso y no queda excesivamente dulce.
Si ponéis ralladura de naranja a la masa, se puede rellenar de mermelada de naranja y queda EXPECTACULAR





Ingredientes

250 g. de queso Mascarpoe o similar (por ejemplo queso tipo Burgos)
100 g. mantequilla (no margarina)
100 g. azúcar
3 huevos
150 g. harina
150 g. chocolate negro
1/2 tableta de chocolate con leche
1/2 tableta de chocolate blanco
1/2 sobre de levadura Royal
ralladura de naranja (opcional)

Preparación

Derretimos la mantequilla y la batimos con el azúcar hasta que queda una mezcla bien homogénea. Incorporamos el queso y seguimos batiendo, incorporamos los huevos, si hemos decidido añadirle ralladura de naranja, este es el momento de incorporarla. Derretimos el chocolate negro y lo añadimos. Finalmente mezclamos la harina con la levadura y la incorporamos también.
Vertemos la mezcla en un molde untado con mantequilla. Cortamos la media tableta de chocolate con leche y la media tableta de chocolate blanco en trocitos (que no sean excesivamente pequeños pues de lo que se trata es de que luego queden identificados y los notemos al comer la tarta). Vamos colocando los trocitos por toda la maza metiéndolos hacia abajo para que se sumerjan en la mezcla. Los distribuimos por toda la masa alternando chocolate con leche y chocolate blanco.
Al horno 175º durante 40-45 minutos aproximadamente (comprobar con un palillo hasta que esté a nuestro gusto)





 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada