15 mayo 2013

Amasadora



Desde hace tiempo hago el pan en casa. La verdad es que el pan casero está buenísimo, pero si quieres amasarlo bien para que coja aire y esté esponjoso, tienes que esforzarte y hacerlo con ganas. El resultado es que a veces, me resiento de las muñecas, después de amasar.









Estos panes de centeno y de trigo integral han sido amasado con la ayuda de mi amiga Bomann.
Últimamente me rondaba la idea de comprar una amasadora. Hice algunos intentos en tiendas de electrodomésticos, pero hay poca cosa. Venden sobre todo panificadoras, pero yo quería una amasadora, que además pudiera utilizar para mezclar y amasar otras cosas.
Comencé a mirar en los blogs de cocina y a ver las especificaciones de algunas máquinas. La que realmente me gustaba es la Kitchen Aid que es preciosa y que va fenomenal, según dicen, pero vale sobre "500 €" y para mi es una exageración. Así que, me decidí por la Bomann  que veis en la foto, que amasa, mezcla y bate. La compré en Amazón y me la trajeron a casa en 48 horas.
De momento estamos conociéndonos, pero ya estoy viendo sus posibilidades y la ventaja de poner los ingredientes y olvidarte mientras ella trabaja a su marcha ... ¡que lujo!.










2 comentarios:

  1. A mí me la trajeron los reyes magos y estoy encantadísima con ella!! Por cierto, vaya pinta más rica de pan.

    ResponderEliminar