24 julio 2015

Helado de plátano y yogur sin heladera

Receta especial para niños en verano porque combina fruta natural y yogur, todo bien fresquito. 
Mi experiencia con los helados no había pasado de congelar zumo o yogures y convertirlos en polos. Pero hace unos días ley una receta de helado sin heladera. Era un poco más compleja que la mía, pero la esencia es la misma: congelar la fruta antes de hacer el halado. Hasta ahora  lo que yo sabia sobre helados era que había que hacer la crema y ponerla en la heladera para que se congelara. Sin embargo, el proceso para este helado que yo he hecho es el inverso. Os parecerá que el helado ha de quedar cristalizado por la fruta congelada, pero no es así, queda cremoso y muy rico. 
Una ventaja de esta receta es que podéis aprovechar la fruta muy madura o que tiene mal aspecto. Yo he utilizado plátano, pero se puede hacer con otras frutas poniendo yogur natural o del sabor correspondiente.








Ingredientes (dos personas)

2 plátanos maduros
1 yogur de plátano
Pepitas de chocolate, caramelo líquido, etc. (opcional)

Preparación

Elegir dos plátanos bien maduros. Pelar y quitar todas las hebras. cortar a rodajas de 1 centímetro aproximadamente. Poner extendidos en un plato, tapar con fil transparente y meter al congelador (mínimo 10 horas). Yo las puse de un día para otro, pero pueden estar varios días. Poner también a congelar un yogur dde plátano el mismo tiempo.
Cuando vayamos a hacer el helado hay que sacar el yoyur una hora o una hora y cuarto, antes para que no esté excesivamente congelado. sacar el plátano congelado en el momento de hacer el helado y colocar las rodajas congeladas en el vaso de la batidora. Añadir el yoyur que estará semicongelado. Trituran todo hasta que quede una mezcla cremosa y homogénea. Al principio cuesta un poco triturarlo pero enseguida es más fácil. No hay que batir mucho porque la batidora calienta la mezcla y se descongela rápidamente. Si quereis poner pepitas de chocolate o un chorrito de caramelo líquido, es opcional.
No queda tan sólido como el helado que compramos, pero es muchísimo mas sano y natural y está igual de fresco y bueno.
Una vez en la copa se derrite más rápido que el que compramos, pero esto no es un problema, nos lo comemos enseguida y listo.

Una experta en helados como es mi hija Elisa, ha calificado la receta con 8,5 sobre 10. Todo un éxito ya que de helados ella sabe  mucho. Su comentarioha sido... "el proximo podría ser de fresa"


No hay comentarios:

Publicar un comentario