08 marzo 2016

Tarta de piña al revés (intolerantes a la lactosa)

El nombre de esta tarta se debe a que la presentación es la inversa de la mayoría de las tartas. La parte bonita es la de abajo y por eso se le da la vuelta. Aunque es un bizcocho muy jugoso por la piña, se puede hacer más bañándolo con almíbar de piña. Yo no lo he hecho porque en casa lo tomamos en el desayuno. Es especial para intolerantes a la lactosa. No lleva leche ni mantequilla.
Os muestro diferentes momentos de la tarta.

Así sale la tarta del horno:



Y así queda al darle la vuelta


 Tras añadirle el azúcar glas




Y una variación poniéndole también melocotón


Ingredientes

180 g. de azúcar
180 g de harina
4 huevos
1 bote de piña en rodajas al natural (de 1/2 kilo)
1 sobre de lavadura
azúcar glas (opcional para decorar)
aceite para engrasar el molde

Preparación

Poner los huevos en un bol con el azúcar y batir con la máquina de varillas o a mano hasta que la mezcla ha doblado su volumen y está blanquecina. Añadimos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos integrando todos los ingredientes.
Engrasamos el molde ligeramente con aceite o si queremos con mantequilla. Escurrimos las rodajas de piña en un colador. La cortamos en dos trozos y las ponemos en el fondo del molde, en la disposición que nos guste. Yo las he cortado e mitades y las he puesto haciendo una flor. Otras veces las corto en trozos más pequeños para que la tarta sea más fácil de cortar después. Ponemos la mitad de la masa sobre la piña y volvemos aponer otra tanda de piña. Finalmente echamos el resto de la masa cubriéndolo todo. Esta segunda tanda de piña si que es conveniente ponerla en trocitos pequeños. No debemos mover mucho el molde ya que lo bonito es que la piña del fondo quede totalmente a la vista y si movemos mucho la masa se filtra y tapará las rodajas de piña. 
La pondremos en el horno a 180º 35 minutos aproximadamente. dejamos enfriar y sacamos la tarta colocándola del revés, con la piña en la parte superior. Cuando está totalmente fría se puede poner azúcar glas. Y si queremos más jugosa, pondremos el caldo de la piña al fuego con una cucharada de azúcar hasta hacer un almíbar con el que bañar la tarta.

5 comentarios:

  1. Hola, buenas noches. Vengo a tomarme un trocito de esta tarta tan rica y tan bonita. Me gusta la piña y no la uso demasiado en repostería.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Una delicia...la piña me encanta. La presentación muy bonita! apetece probarla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que deliciosa, me quedo con tu receta.Bsssss

    ResponderEliminar
  4. No la conocía, debe estar deliciosa con sabor a piña ¡tendré que probar! BSS linda!

    ResponderEliminar
  5. Hola Isabel, encantada de tu visita porque así he podido conocer tu blog que me parece de lo más interesante, aunque tengo que seguir mirando. Me quedo a vivir y empaparme de todas tus propuestas empezando por este rico pastel.
    Un beso.

    ResponderEliminar