16 enero 2017

Sopa de puerros con cerveza

En invierno la sopa es un plato reconfortante y muy apetecible. Hoy traigo una sopa muy original que vi en el blog de Loleta (aqui) y que he adaptado un poco a mi gusto. El sabor es diferente y muy particular, la única excusa para perderte esta sopa es que no te guste el sabor a puerro.
Para elaborar esta receta yo he utilizado cerveza artesana de Casas Ibáñez: Cerveza del Pueblo, pero se puede utilizar otra teniendo en cuenta que la calidad de la cerveza afectará el resultado final. Con la del Pueblo queda la sopa estupenda











Ingredientes (para 2 personas)

2 puerros 
1 cucharada sopera de mantequilla
1cucharadita de café de azúcar moreno
1 cerveza (de quinto, o media lata) 
Caldo de verdura
2 rebanadas de pan
2 cucharadas de queso emental rallado
2 cucharadas de leche
Sal, pimienta y nuez moscada
2 hojas de laurel

Preparación

Un ingrediente fundamental para esta sopa es tener un buen caldo de verdura. Con la parte verde de los puerros, una patata, una zanahoria y algunas verduras más podemos hacer un caldo estupendo.
Para comenzar con la sopa cortaremos la parte blanca de los puerros y picaremos en juliana muy fina. En la olla donde vayamos a hacer la sopa pondremos la mantequilla y sofreiremos el puerro con el azúcar moreno a fuego lento para evitar que se ponga negro. Cuando el puerro está pochado y transparente, añadiremos la cerveza y dejaremos hervir 5 minutos. Transcurrido este tiempo añadiremos el caldo de verdura con sal, pimienta, nuez moscada y las 2 hojas de laurel y dejaremos hervir 10 minutos más.
Mientras está hirviendo la sopa tostaremos, en el tostador, las rebanadas de pan. En un bol pondremos la leche y el queso rallado y mezclaremos hasta conseguir una pasta. Colocaremos esta pasta sobre las rebanadas y la gratinaremos utilizando el gratinador del horno o un soplete, hasta fundir el queso.
Transcurrido el tiempo de hervir de la sopa, dejamos reposar un momento y la pondremos en los platos colocando encima la rebanada de pan tostado con el queso gratinado. En muy poco tiempo el pan habrá empapado parte del caldo de la sopa y quedará sumergido dejando el queso flotando en la superficie. Tomar esta sopa caliente es un placer infinitoooooooooooooooo.


3 comentarios:

  1. Me encanta el puerro, hace poco que me he aficionado porque le da un saborazo a los guisos que me encanta! y con esa tosta tan elegante... ¡digna de un bistro francés! me la piDo!! jj Bss linda!

    ResponderEliminar
  2. Ummm, qué ria, nunca se me habría ocurrido!! Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Que sorpresa Isabel! Enseguida compartimos esa receta en nuestra página para que todo el mundo pueda disfrutarla :)

    ResponderEliminar